Praga: mítica, mágica y fabulosa

Praga: mítica, mágica y fabulosa

24 enero 2021 4 Por album_viajero

Hoy te invito a viajar por un momento a Praga, llamada entre otros nombres “Corazón de Europa”, “Ciudad de cuentos de hadas”, “Ciudad de las 100 torres”, “Ciudad dorada” y actual capital de la República Checa, luego de haber sido previamente capital de la extinta Checoslovaquia y del Reino de la Bohemia.



Rebosante de cultura, poseedora de una belleza que encandila a primera vista y testimonio de innumerables acontecimientos y períodos históricos, no sólo logró ser reconocida como Patrimonio de la Humanidad, sino también ser conocida como una de las ciudades más hermosas del globo. La ciudad nace a orillas del Río Moldava y su origen data del siglo XI, tiempo en el que se reconoce el asentamiento de los reyes de Bohemia. Durante el XVIII y el XIX, Praga expandió su alcance económico, dado que muchos mercaderes, nobles y personas destacadas comenzaron a prestarle mayor atención por su prometedor futuro; así se constituyeron diversos mercados, comercios, Iglesias, palacios y edificios que perduran hasta nuestros días, generando sobre todo una indiscutible atmósfera medieval.


✅   Busca tus vuelos baratos para llegar a Praga


Durante el siglo XX, Praga sufrió dos Guerras Mundiales. Consecuencia de la Primer Guerra Mundial, la ciudad se convirtió en la capital del naciente estado de Checoslovaquia y durante la Segunda Guerra Mundial sufrió la invasión del ejército de Hitler. Todos estos sucesos son parte esencial de esta ciudad; lo que la distingue por sobre otros lugares del mundo es la carga histórica y cultural de la cual la urbe es dueña. La ciudad acoge a millones de turistas por año; amantes de la arquitectura, amantes de la comida y el arte, curiosos de la historia y del conocimiento…que arriban a la capital checa.



Qué ver y hacer en Praga

Dentro de las atracciones turísticas, las actividades y propuestas más destacadas de la ciudad se encuentra el Castillo Hradcany, construido en el siglo IX y la mayor fortaleza medieval que existe. Dentro de él puede visitarse la más antigua catedral de estilo gótico de Europa, la Catedral de San Vito, en la que yacen los restos del difunto San Wensceslao, conocido como el protector de la república. En segunda instancia pero no menos interesante, “La Torre de la Pólvora”, destinada al recorrido de la historia del oro y de la alquimia y de la búsqueda de los mismos por parte de los alquimistas. En la “Ciudad Pequeña”, Malá Strana, junto al castillo, pueden apreciarse palacios, iglesias, comercios y hospedajes lujosos que denotan la variedad de estilos arquitectónicos presentes y la ostentación de los mismos. También puede caminarse el puente Carlos, el más viejo de la ciudad, terminado en el siglo XV y ornamentado con 30 estatuas de santos y personajes tanto históricos como religiosos. Además, está la calle Nerudova, donde se puede contemplar la iglesia Nuestra Señora de la Victoria.

✅    Conseguí los mejores alojamientos en Praga




Dentro de la llamada “Ciudad Vieja” o Staré Mesto, referente del estilo medieval de Praga, pueden conocerse edificios históricos e importantes de la ciudad, por ejemplo, las Torres Gemelas de Tyn y el reloj astronómico, del 1400, que expone la ubicación de los astros con respecto a Praga. Al marcar el reloj la hora, los 12 apóstoles bíblicos, con San Pedro a la cabeza, se elevan del edificio. Un atractivo local muy visitado también, es el Barrio Judío “Josefov”, en el que se distingue la Sinagoga Vieja-Nueva construida en el año 1270 junto al cementerio judío. Calle Parizská, que cruza de la plaza al río de la ciudad recorriendo y atravesando el barrio. En la Ciudad Nueva, Nové Mesto, se encuentra la escultura “Caza Danzante”, edificación creada por Frank Gehry y Vlado Milunic que representa a una pareja de bailarines a los que se los conoce como “Ginger and Fred”. Esta obra maestra de la arquitectura se puede recorrer dentro, incluso hay un bar en sus terrazas para contemplar la ciudad, aunque yo no pude ingresar debido a que no había lugar.
Hablando de bar, otro atractivo cheko es su gastronomía. Sin llegar a probar muchos platos típicos, si tuve la oportunidad de saborear el renombrado Goulash, un plato excepcional que está hecho de ternera y un guisado con distintos tipos de pimientos y bastantes especias. Las sopas de este país son muy reconocidas a nivel mundial.

✅    Las mejores excursiones en la capital cheka


La ciudad invita a los turistas a empaparse de cultura e historia

Praga, como te conté antes, es una ciudad atractiva por la diversidad de sus propuestas culturales y los varios hechos históricos que la atravesaron hasta el día de hoy. Algunas de las cosas que se pueden hacer relacionadas al ámbito del entretenimiento y del arte, son asistir a conciertos de la Orquesta Sinfónica de Praga en la sala Smetana y de la Orquesta Filarmónica en la sala Dvorak, pudiendo disfrutar de música clásica variada. Si lo tuyo son las exposiciones en galerías, no podes perderte la Galeria de Arte Contemporánea de Veletrzni Palác y la Casa de la Madre Negra de Dios con colecciones de carácter cubista. En el Lobkowicz Palace se encuentra una colección privada que reúne obras de artistas como Velasquez y manuscritos de reconocidos músicos como Mozart y Beethoven. También son comunes los festivales en espacios cotidianos, tanto plazas y calles como palacios e iglesias. El Teatro Negro y el Nacional Marionette Theater son típicos de Praga y presentan obras destinadas a los amantes de la puesta. Asimismo hay múltiples museos para recorrer de acuerdo a los distintos intereses; el Museo Judío, el Museo del Comunismo, el Museo de Franz Kafka, entre otros.
En la Isla Kampa se encuentra uno de los lugares más curiosos de la ciudad, donde llegan muchos turistas de todo el mundo: el muro de John Lennon. La historia dice que pocas horas después de la muerte del cantante en 1980 este callejón apareció pintado con su imagen. Con el correr de los años este lugar se convirtió en un símbolo de la libertad de expresión y es muy famoso a pesar de Lennon nunca conoció Praga.

Ciudades y atracciones cercanas a Praga:
Karlovy Vary (127 km)
Kutná Hora (84 km)
Dresde (147 km)
Cesky Krumlov (172 km)
Pilsen (97 km)

¡Ni mucho frío ni tanto calor!

Cuando organizamos un viaje, siempre pensamos en la mejor época del año para hacerlo, para así poder disfrutar al máximo y no vernos limitados por el clima. Hablando de Praga, este no es un detalle menor a tener en cuenta, ya que su clima continental hace que los inviernos sean realmente fríos y secos y los veranos muy calurosos, y como dice la conocida frase, “los extremos son malos”. Es así, que lo recomendable es visitar la ciudad en otoño y primavera, es decir, las temporadas intermedias, a mi criterio como la mayor parte de Europa. Si decidís viajar en primavera, no podés ignorar el hecho de que las lluvias son más frecuentes. Personalmente decidí viajar en Abril, primavera de Praga, y recorrí la ciudad sin mucho abrigo más que el calor del sol que no era agobiante sino más bien cálido. Estuve 5 días de los cuales sólo lloviznó 1, por lo que fue perfecto.