Roma, la ciudad eterna

Roma, la ciudad eterna

10 marzo 2021 0 Por album_viajero

Hoy estoy de vuelta para contarles un poco de la bellissima cittá di Roma (la bellísima ciudad de Roma). Cosmopolita en esencia y hermosa por donde se la mire, la capital italiana es atractivo mundial para aquellos turistas amantes del buen arte, de la historia, de la arquitectura, de la moda y de los buenos sabores, entre tantas otras cosas. 


Alrededor de su nombre se desatan múltiples teorías y leyendas, la más conocida es la de los hermanos Rómulo y Remo, leyenda que forma parte de la cultura general mundial y que relata la historia de dos hermanos mellizos que son arrojados en una canasta al río Tíber para evitar los peligros que significaban las disputas internas de su familia y su procedencia. Cuando una loba, Luperca, se acercó a beber agua del río, los encontró y los crió como propios. Los pequeños crecieron y volvieron a su lugar de origen, la ciudad de Alba Longa sobre la orilla derecha del Tíber,  para restituir a su abuelo Numitor el reinado que le había robado su hermano Amulio. Ambos hermanos pelearon por el lugar en el que darían comienzo a una nueva ciudad, en medio de dicha discusión, Rómulo acabó con la vida de su hermano y se convirtió en el primer gobernante de la ciudad naciente de Roma, hacia el año 750 a.C, según se conoce.
Como ya les anticipé, Roma es una ciudad que ofrece de todo un poco para hacer, para ver, para probar…tanto que es difícil intentar sintetizar el amplio abanico de propuestas. En principio voy a mencionar los infaltables, los más conocidos, posteriormente les voy a sumar otros lugares y actividades llamativas.


Vuelos baratos para llegar a Roma




Mucho para hacer, tanto para elegir

El reconocido Coliseo Romano es una de las visitas indispensables si vas a la capital italiana. Con sus orígenes en el siglo I durante el Imperio Romano, este anfiteatro fue testigo de las peleas de gladiadores y los espectáculos de animales que sólo vimos en películas. En 1980 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y para el año 2007 ya era considerada una de las 7 maravillas del mundo antiguo y moderno. Yo lo hice por mi cuenta adquiriendo la entrada por internet, o también se puede realizar mediante una excursión. De cualquiera de las dos formas sin ninguna duda hay que comprarlos con tiempo, incluso meses de anticipación, ya que la demanda es importante.
Otro infaltable, así seas creyente de la religión católica o no, es la Ciudad del Vaticano, sede central mundial de la religión católica. No sólo es una ciudad estado dentro de Roma y el hogar del Papa vigente, sino también museo de miles de obras renacentista y esculturas en la sala de Rafael. También está la bellísima Capilla Sixtina, conocida por su elaborado techo pintado por Miguel Ángel. En una de las colinas del lugar, sobre los restos del apóstol San Pedro, se construyó la Basílica de San Pedro, hermosa edificación que acoge la obra “La Piedad” de Miguel Ángel. En el vaticano también hay tiendas en las que comprar suvenires, llaveros, rosarios, etc. A las afueras vas a encontrar unas carrozas a la antigua, tiradas por dos caballos. Estas carrozas te llevan a dar un tranquilo paseo. Si decidís subirte a una, te recomiendo que vayas hasta el barrio Trastevere y bajes allí (de día en lo posible, así disfrutas de los colores del pintoresco barrio italiano). A mi particularmente no me llamó la atención, tal vez los 35 grados de junio me empujaban más al aire acondicionado del hostel que a seguir caminando, pero igualmente lo recomiendo porque todos lo hacen ja. El llamado “Barrio Bohemio Italiano” y cuyo nombre se traduce como “Detrás del Tíber”, es un rincón que representa la esencia italiana. Con puestos que se despliegan en forma de ferias al aire libre y muchísimos restaurantes escondidos, que se llevan halagos culinarios y estéticos, este barrio es sin duda alguna un recorrido imperdible. Además, no podes olvidarte de visitar la Basílica de Santa María en Trastevere, la primera dedicada a la Virgen María y una de las más antiguas de Roma.


Reserva con anticipación tu alojamiento


Siguiendo el estilo de museo, en el Palacio Barberini pueden apreciarse las estructuras y arquitecturas barrocas diseñadas por el arquitecto Carlo Maderno y que acogen diversas obras de El Greco, de Bernini y de Guido Reni, entre tantos otros. Además, podes dejarte impresionar por su techo pintado por Pietro Da Cortona, en el que se distingue el “Triunfo de la Divina Providencia”. La Galleria D´Arte Moderna Di Roma, nacido en el 1911, es una hermosa visita para los amantes del arte y su historia. En ella se exponen esculturas de finales del siglo XIX y obras como “Hércules y Licas” de Canova, obras de Monet, Miró y Duchamp, entre muchos.
Si te llama la atención la arquitectura, El Panteón de Agripa, templo de todos los dioses, te va a gustar muchísimo. Este templo romano, situado en la Plaza della Rotonda, es ejemplo de la ingeniosa mente humana, se cree fue construido entre el año 118 y 125. Lo llamativo de su estructura, son sus dimensiones esféricas y su cúpula, la más grande del mundo hasta el momento.
La Fontana di Trevi, inconfundible e imponente, de las más grandes del estilo barroco, terminada en 1762, es una obra que te deja boquiabierto con solo mirarla. Yo finalmente no pude ir, al final me venció el calor, pero suele estar llenísima, siendo que los turistas la visitan a toda hora y hacen largas filas para tirar su moneda. Se dice que al tirar la moneda en la fuente, te aseguras el retorno a la ciudad. Yo no fuí ni tiré ninguna moneda, pero voy a volver igual.
¡CONSEJO! : Si vas caminando por el centro de Roma, estate atento/a a los puestos de pizza rápida. Algo muy usual allá pero muy curioso para los turistas, es la pizza por metro. Elegís la pizza que quieras y sacan una fuente, agarran una tijera y te cortan una tira de un metro y te la doblan por la mitad. Una servilletita y ¡vas almorzando por la calle!


Conoce todas las actividades y excursiones en la capital italiana

Ciudades y atracciones cercanas a Roma:
📌 Pompeya (242 km)
📌 Florencia (278 km)
📌 Tivoli (24 km)
📌 Herculano (228 km)


¿Cuándo viajar a Roma?
El clima de Roma es mediterráneo, caracterizándose por las temperaturas templadas, los veranos muy calurosos y los inviernos fríos y lluviosos. En primavera, las temperaturas son bastante cálidas, por lo que hay mayor cantidad de turistas, ya que los recorridos de día a pie son amenos y no se sufren. El verano es un poco más intenso, las temperaturas demasiado elevadas, lo que implica caminar bajo el rayo del sol. Por lo general es seco, sin embargo, puede variar. Esta temporada implica mayores incomodidades para muchos turistas, siendo que con tanto calor puede que no sea de agrado estar todo el día caminando, y esto es lo que me pasó precisamente a mí. En otoño las temperaturas comienzan a bajar convirtiéndose en frías, puede que con un poco de abrigo estés bien, pero atención, porque las lluvias pueden presentarse sin demasiado aviso. El invierno es más que húmedo y las temperaturas puede que no colaboren con la idea de hacer muchas actividades al aire libre.